DIÁLOGOS DE CIUDAD

Los encuentros de Cohousing o Vivienda Colaborativa Intencional (VIC), tuvieron como propósito dar a conocer en Chile el modelo de Vivienda Colaborativa Intencional con énfasis en su carácter de solución novedosa para las personas mayores. Estos documentos que presentamos permiten mostrar el beneficio social que se obtiene al generar la participación de las personas mayores en el diseño de proyectos comunitarios donde luego habitarán.

Se revisan conceptos esenciales que distinguen a la Vivienda Colaborativa Intencional (VIC) de las otras formas conocidas de vivir en comunidad, junto a las experiencias en el Reino Unido en políticas públicas para la vivienda social, y en particular para las soluciones de integración y responsabilidad con la población de mayor edad. Se revisa también, la experiencia del cooperativismo en Uruguay y su estado actual en Chile. Se expusieron las experiencias de diversos actores e investigadores académicos que han profundizado en las realidades de adultos mayores y en el cohabitar de los sectores más vulnerables de la sociedad chilena, lo cual permitió reflexionar sobre distintos modos de abordar el cohabitar.

La Fundación Cohousing Chile publica este informe como resultado de uno de sus  propósitos principales:”Crear conocimiento como bien público disponible para toda la sociedad en el ámbito del hábitat y la vivienda para las personas mayores”.

Puedes descargarlo en el siguiente enlace: Diálogos de ciudad.pdf

6 comentarios en “DIÁLOGOS DE CIUDAD”

  1. MARIA EUGENIA ARRATIA MAHUZIER

    Estimada Gabriela:

    Está suficientemente claro el sistema de Cohousing. El punto que interesa es la posibilidad cierta de que se concrete el proyecto en nuestro país, y no quede sólo en una buena propuesta.

    En Chile existen los subsidios habitacionales para un cierto standard socioeconómico, aplicado a los proyectos de inmobiliarias que aportan los terrenos.

    Hay mucha demanda general por obtener una vivienda, por lo que es poco probable que el Estado se ocupe de solucionar el tema de un estrato socioeconómico mayor, del que ya se ocupa.

    Las Cooperativas de Viviendas no han sido exitosas, ya que requieren de compromisos y cumplimientos que el chileno promedio no es capaz de asumir, esa es una realidad. La mayoría de ellas ha fracasado, sólo se pueden rescatar Conavicoop y Habitacoop, cuya experiencia radica en sectores medio y medio bajos.

    La solución que estimo factible es que las Constructoras realicen proyectos para el adulto mayor, con espacios comunes especiales, como lo plantea Cohousing, con variados valores y ubicaciones, en que se aplica la Ley de Copropiedad, con un Administrador, y, se paguen gastos comunes.

    Pretender que las personas se pongan de acuerdo en la ubicación del terreno, en el tipo de construcción, en las formas de pago, en quien va a ser responsable frente a una compra, etc. etc. , es simplemente una utopía, y se aterriza en la primera reunión, la que, sin ser pitonisa, terminará siendo conflictiva.

    Lo mejor es ofrecer un producto terminado y con claras formas de financiamiento.

    Te saluda atentamente.

    María Eugenia Arratia Mahuzier, abogado.

    1. Hola María Eugenia,
      Muchas gracias por tu valioso comentario.
      Estamos tratando de innovar en un área de gran necesidad en nuestro país, como describes. Por lo mismo, todas las probabilidades son posibles.
      La industria inmobiliaria hace rato está construyendo edificios destinados al arriendo. Desde nuestra mirada, esa propuesta difícilmente llegará a constituir comunidad.
      Por nuestra parte, seguiremos adelante con nuestra etapa de presentaciones públicas del concepto, a través de la cual podrán surgir o no personas entusiasmadas en llevar adelante un proceso de Cohousing, con el acompañamiento de nuestra Fundación.
      Te mantendremos informada al respecto, por si te interesa participar.
      Cordiales saludos,

      Gabriela Rosay

    1. Hola Claudia, Muchas gracias por tu comentario. Esta es una iniciativa que requiere del trabajo de todas y todos. Ojalá logremos inspirar a muchos! Saludos, Gabriela Rosay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *