De los obstáculos al Co-Housing

….Es de alguna manera natural que estas voces sean las de hombres y mujeres recluidos en casas de retiro o sentados en parques en los que pasan los días. Ashley sostiene que “los viejos son interesantes porque no tienen futuro”, y porque “están obligados, como seres humanos a producir sonidos y a hablar, ya sea que alguien los escuche o no”. Es posible, en efecto, que nadie los escuche porque para ellos se han disuelto las formas anteriores de la sociedad, de modo que lo que organizan, en los ámbitos donde pasan su tiempo, son asociaciones de mutuo cuidado. Puede que no haya nada en común entre ellos; el territorio que llegan a habitar se compone de la coordinación progresiva de sus emisiones, como los cantantes coordinan, en esta sala, las partes que les han tocado… (Estética de Laboratorio, Reinaldo Laddaga, pag. 161-162)

DE LOS OBSTÁCULOS AL CO-HOUSING

Obstáculos al Cohousing

El proceso de envejecimiento conlleva múltiples factores que, sin una manera clara de abordarlos, son abrumadores. En Chile el énfasis en las políticas públicas está dado por factores de salud, de ergonométrica, de  seguridad y de pensiones. Pero existen otros factores, menos evidentes, que afectan la calidad de vida y requieren de soluciones ad-hoc.

El envejecimiento significa una reducción, no solo como reducción de facultades que se traducen en una reducción del espacio físico, sino también reducciones en calidad de vida, en las redes sociales y vecinales (arraigo) que constituyen su habitus y su lugar de habitar (identidad). Esta es una barrera invisibilizada en algunas de las políticas públicas asociadas con el envejecimiento.

El envejecimiento obliga a adaptarse, en una edad que no favorece este concepto, a circunstancias restrictivas, al remplazo de algunos hábitos por otros que implican pérdida de autonomía e incluso de poder de decisión en el ámbito familiar. Este proceso, generalmente paulatino tiene evidentes consecuencias psicológicas difíciles de superar y conforman otra barrera invisible, y donde los adultos valentes pierden reconocimiento (carencia de proyectos y por ende de futuro).

Una tercera barrera es  el sentirse desconectados y desplazados por falta de conocimientos tecnológicos cada vez más omnipresentes en el desenvolvimiento diario. Esto es muy notorio en sectores valentes que no se resignan a ser desplazados y cuyas reacciones hablan de no sentirse incorporados en esos avances por los que terminan sintiendo rechazo.  Barreras digitales y de modernidad, desconocimiento del medio cambiante y dinámico: El envejecimiento se considera casi como una etapa estática de la vida y se reduce a un mero almacenamiento. Temor a no ser moderno (Sloterdijk) que lleva a un ostracismo electivo o el rodearse de gente en condiciones similares (falta de manejo y mejora de nuevos medios (improvement)).

El desconocer los ámbitos barriales y urbanos en sociedades rápidamente cambiadas, habla de un abandono del espacio público, no solo por ser un obstáculo (seguridad, protección, iluminación) sino frente a un espacio que se deja de compartir y asistir por falta de reconocimiento del mismo. Existe una expulsión de un espacio que sufre permanentes modificaciones.

Existe una aceptación pasiva de la mirada de los otros sobre el envejecimiento como una edad de límites, sin futuro, y donde la sociedad representada por tus redes habituales, se disuelve. La sociedad se convierte así solamente en una sociedad de los servicios (salud, pensiones, incluso algunos servicios habituales, como las facultades bancarias, los desechan y descartan en el acceso a algunos productos). Esto es finalmente un reconocimiento de una sociedad que mira a los adultos mayores como entes no valentes, sin futuro y por último sin proyectos).

Es en este sentido que el co-housing aborda aspectos que van más allá de las necesidades físicas y considera variables psicológicas, de percepción, encuentro y calidad de vida que las políticas no abordan. El co-housing es la manifestación arquitectónica y urbana de estos aspectos.  No es la sociedad dada en la que se ha nacido o vivido sino una sociedad generada intencionalmente para responder a una edad que antes se consideró sin futuro.

ES UNA SOCIEDAD CONSTRUIDA DESDE SU HABITANTE, ES GESTIONAR UN FUTURO COMPARTIDO.

EL CO-HOUSING ES DISEÑAR UN NUEVO FUTURO

Fundación Cohousing Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *